La gestión de devoluciones sólo se podrá realizar tras la correcta verificación de la mercancía entregada, rellenando todas las casillas del albarán de entrega, donde se especifica el tipo de incidencia y el control de los bultos, así como la verificación de la temperatura a la que llega el producto en el momento de la entrega del pedido.

No podrán ser atendidas reclamaciones posteriores, si en el momento de la entrega del pedido no se han notificado las pertinentes incidencias en el albarán.